Situado en el límite entre el Parque Nacional de Timanfaya y el Parque Natural de los Volcanes, en la carretera que une Yaiza con Tinajo; el centro de visitantes de Timanfaya procura integrar al viajero en la naturaleza que le rodea.

El nombre está perfecto, pues se trata de un edificio bajito, de cubiertas planas y pintado de blanco inmaculado, por lo cual se ve como una mancha en la inmensidad negra de las lavas volcánicas.

En el interior en varios niveles, hay exposiciones sobre volcanes, la tectónica de placas, los fenómenos volcánicos en las Islas Canarias y en el mundo, la Naturaleza de Lanzarote y una maqueta del Parque con todos sus volcanes. En el sótano, cada media hora aproximadamente, se realiza la simulación de una erupción con efectos de luces y sonidos que resulta curiosa y también en el auditorio, se proyectan dos documentales, uno sobre volcanes y otro sobre la naturaleza en Lanzarote, pero parecen un poco antiguos.

En el exterior, se puede pasear por una pasarela de 200 metros que suspendida, se adentra en la lava y nos abruma su magnitud, todo es absolutamente negro, con formas caprichosas y sólo algunos líquenes se atreven a colonizar este sustrato. Hacerse una idea de las erupciones del siglo XVIII y XIX resulta difícil y sólo pensar que estas coladas incandescentes, fluían por toda la zona hasta acabar en el mar da una ligera idea de la magnitud del proceso y de la fuerza de los volcanes.

El centro de visitantes de Timanfaya también tiene una terraza, pero la vista es similar a la pasarela.

En la entrada hay una tienda, pero es fundamentalmente de souvenirs.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>